Sin categoría

12 CLAVES PARA LA DEFINIR LA MARCA PERSONAL DE ABOGADO (PARTE I)

Trabajar tu marca personal de abogado es muy importante. Tu marca personal es cómo te promocionas. Es la combinación única de habilidades, experiencia y personalidad que quieres que el mundo vea. Es la narración de tu historia y cómo la das a conocer. Dado que un abogado no es un frigorífico o una motocicleta, la elección de uno u otro despacho, de uno u otro letrado, es una elección sobre la persona, por tanto, depende en buena medida de la marca personal de abogado que estés construyendo.

Por eso es tan importante trabajarla bien. Tu marca personal de abogado es el principal argumento por el que te reconocerán y elegirán.

DEFINE OBJETIVOS ¿Qué quieres conseguir? ¿Qué tipo de imagen quieres proyectar: moderna, clásica, actual, desenfadada? ¿Qué tipo de público buscas: ¿joven, familia, adulto, empresa…? Lo primero es partir de objetivos. Entiende el marketing como un navegador. El marketing es el navegador, tu empresa es el punto en el que te encuentras y los objetivos son el destino al que quieres ir. Sin unos objetivos claros, no podemos calcular una ruta. Teniéndolos sí, incluso aunque nos perdamos, podremos recalcular la ruta y volver a situarnos.

PLANIFICA Si ya tienes unos objetivos definidos, marca la estrategia. Siguiendo con la analogía, la estrategia es el camino que elegiremos para llegar a nuestro destino. Tienes que saber poner en un papel qué pasos daremos y en qué orden.

EMPIEZA A TRABAJAR LA MARCA PERSONAL Empieza a visualizar a ese profesional que quieres transmitir ¿Quieres una imagen desenfadada y un público joven?  Apuesta por pantalón y americana, deja el terno para cliente empresa o sector financiero ¿Quieres llevar casos de familia? Empieza a aparecer en Facebook o Instagram, que es donde las familias pasan tiempo cada día etc.

EMPIEZA SUAVE Al principio, no te impongas cambios drásticos o rutinas imposibles de seguir. Ve poco a poco y aumenta la intensidad de tu trabajo en marketing personal y marketing jurídico a medida que vas afianzando hábitos positivos para tu firma.

MANTÉN LA LÍNEA El cliente es sensible a la coherencia. Por ejemplo, si llamo a un despacho serio y formal, y me atienden de tú, oyéndose música de la radio de fondo, me mantienen a la espera… no estaré satisfecho. Si visito un despacho joven y desenfadado y me encuentro una decoración rococó y personas que hablan desde tecnicismos legales, latinismos decimonónicos que nadie entiende y una iluminación zurbaranesca, no estaré en sintonía con lo que busco y me iré a otra firma.

Fuente: www.clippingrrpp.com

You may also like

Leave a reply