DerechoNoticias

ABOGADOS: 5 ESTRATEGIAS PARA COMBATIR EL COVID-19

Son tiempos excepcionales. Históricos. Complejos. Si ya antes vivíamos en un entorno VUCA (Volátil, Incierto, Cambiante y Ambiguo, por sus siglas en inglés), la fuerte pandemia causada por el Covid-19 ha generado una situación inédita, a la que nadie se había enfrentado antes, combinando una crisis sanitaria mundial con un parón radical, técnico y global de la economía, cuyas consecuencias pocos se atreven a predecir.

En las últimas semanas no hemos parado de oír la frase de que en toda crisis hay una oportunidad. Sí, efectivamente, así es. También para los despachos de abogados –para los que quieran y se sepan adaptar-. Para poder ver la(s) oportunidad(es) y pensar en positivo, es fundamental mantener una perspectiva amplia y acometer las medidas necesarias con decisión y sin dilación. Por ello, y tomando como base el postulado de la doctora Kubler-Ross sobre las cinco fases psicológicas que atraviesan los pacientes a los que se les había diagnosticado una enfermedad muy grave:

  1. Negación
  2. Ira o enfado
  3. Negociación
  4. Depresión
  5. Aceptación

Creemos que es un buen momento para saltar fases e ir directamente a la aceptación, que nos pone en la antesala de la acción, que es fundamental en momentos críticos como el que estamos viviendo. En las últimas semanas los clientes nos han solicitado diferentes soluciones para lograr minimizar sus grandes puntos de dolor. En esta ocasión, si tuviéramos que elegir algunas de ellas, éstas serían las cinco acciones que un despacho de abogados debe abordar para colocarse en una situación de ventaja competitiva y no quedarse solo en una situación defensiva, tratando de encajar los golpes:

  1. Redefinición estratégica: las firmas deben priorizar –y muchas ya lo están haciendo- la redefinición de sus estrategias ante lo que a todas luces se presenta como un cambio de ciclo. Hay áreas de práctica que están teniendo una enorme demanda. Piense estratégicamente. Reflexione. ¿Qué acciones se podrían llevar a cabo para que su firma aproveche las nuevas oportunidades existentes y el desconcertante contexto actual?
  2. Comunicación interna: ahora más que nunca, y en particular durante lo que pueda durar el confinamiento, es esencial remar todos juntos en la misma dirección. Por ello, la gestión de la comunicación entre dirección y trabajadores se ha vuelto un factor crítico. Recientemente, una de las más grandes firmas de servicios profesionales tuvo un importante problema de comunicación interna tras darse un caso positivo de COVID-19 en sus oficinas. El momento actual es muy sensible y la lentitud y/o cualquier decisión mal comunicada –o no comunicada- puede provocar una crisis interna de magnitudes insospechadas –y probablemente, sin verla venir-. 
  3. Comunicación externa: actualmente hay mucho ruido y desconcierto en el mercado. Cuando nos paramos a analizar las comunicaciones lanzadas por algunas firmas de abogados, se denota una falta de estrategia y de visión alarmante. Dar con una estrategia diferenciadora –y, por supuesto, que no vulnere el código deontológico- es vital para captar la atención y, por tanto, oportunidades. Es esencial tener una visión clara de todas las vertientes de esa comunicación: desde la vertiente estratégica a la gestión de medios, pasando por la implementación de los más pequeños detalles.
  4.  Comunicación de crisis: ¿Y si su firma se viera abocada a tomar medidas drásticas, como, por ejemplo, reducir los equipos o variar las remuneraciones? Quizá ya haya sido su caso. ¿Y si su despacho fuera víctima de un ciberataque por la vulnerabilidad de trabajar en remoto? En el contexto actual, es prioritario contar con un equipo y/o un plan sobre cómo proceder a nivel interno y externo para contener y minimizar los daños a la reputación.
  5.  Inteligencia de mercado: en estas circunstancias es vital no solo mantenerse informado sobre noticias de impacto para la firma o sus clientes y contar con un monitoreo especializado de medios y que deben ser recibidos todos los días a primera hora. Contar con información actualizada de las variaciones de este nuevo escenario ayudará a perfilar la ejecución de las acciones planteadas en todos los puntos anteriores.

 Que el análisis no cree parálisis

Como conclusión, ante unos tiempos inciertos se requiere de claridad de visión, iniciativa y, por supuesto, mucho trabajo. Cuando termine toda esta situación, unos despachos estarán posicionados en un sitio y otros ocuparán una posición muy distinta. El futuro hay que salir a conquistarlo y, en breve, nos encontraremos de nuevo frente a una nueva economía –donde la eficiencia y la tecnología ocuparán sitios preferentes- y a la que los despachos deberán adaptarse. Que el análisis no cree parálisis. Son momentos de actuar.

Fuente: www.abogacia.es

You may also like

Leave a reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

More in:Derecho